El Emprendedor ¿nace o se hace?

La pregunta no es correcta.

Yo parto de una base en la que el emprendedor no es una definición de persona, sino que el emprendimiento es una cualidad de ella.

Partiendo de este punto, tenemos dos opciones, la potenciación de una cualidad o esconder la misma. Por tanto, el emprendimiento se potencia o se mata.

Poniendo un ejemplo fácil y gráfico, hace no muchos años a los zurdos se les pegaba para que dejaran de serlo, y en muchos casos se conseguía y en otros se creaban ambidiestros. De algún modo, el emprendimiento dentro de las organizaciones ha sido castigado .

¿Por qué? Porque los perfiles de emprendedores no son fácilmente gestionables por parte de los responsables de equipo o por los directores, pues no son perfiles al uso y, como tal, no pueden someterse a las mismas normas que el resto.

Ni tan siquiera son perfiles, en muchos casos, fácilmente identificables por parte de los “recruiters” o técnicos de RRHH de turno.

Dicho lo cual, la respuesta es bastante fácil. Tenemos encima de la mesa un perfil distinto, al que sacarle “jugo”. Mientras, las sociedades organizacionales que se rigen por estándares rígidos, no saben qué hacer con ellos y, por tanto, acaban excluyéndolos de sus entornos o bien éstos mismos se acaban yendo por no morir de aburrimiento y frustración.

En estos últimos años la ruptura de los organigramas tipo, marcada fundamentalmente por los cambios de demanda, las nuevas tecnologías y los puestos de trabajo y departamentos que éstas han obligado a crear, han provocado una flexibilización de las organizaciones y una apertura de mente en los directivos con mentalidad  más estancada (que conste que conozco muchos con un buen fajo de años y que cuentan con mentalidades más que avanzadas a nuestro tiempo, ya no al suyo).

Esto provoca que se encienda la llama del emprendimiento en las organizaciones, evitando así seguir pensando que emprender es solamente trabajar por cuenta ajena.

emprendedor nace o se hace

Ya hablaremos de esto, seguro que resulta interesante.

JRM

 

Publicado en Emprendedores | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Cómo utiliza la administración a los Emprendedores

El emprendedor, lejos de lo que pueda parecer, no es un buscador de subvenciones y ayudas pero si es un tejido empresarial muy expuesto al fracaso y cuya fragilidad es mucho más que obvia.

Los registros y diversos estudios recientes arrojan que los emprendedores, eminentemente, arrancan su andadura por haber identificado –según ellos- un nicho de negocio sin cubrir o bien por hacer realidad un sueño o anhelo.

No obstante el emprendimiento no cuenta con filtro alguno ni requisito de acceso. Esto significa que nadie necesariamente controla, vigila, tutela, conduce o corrige posibles errores de concepto, análisis  o desarrollo que, a la postre, pueden resultar fatales.

EMPRENDEDORES

El emprendedor, por tanto, no es un perfil necesariamente preparado o no necesariamente ejerce su actividad en el área en el que se ha formado. Esto significa que las posibilidades de fracaso aumentan de un modo exponencial.

La administración, lejos de la idea más extendida, no únicamente puede ayudar en el aspecto económico o material. Hace unos años se ha puesto de moda el que las administraciones públicas faciliten espacios, servicios de secretariado, de telefonía o conectividad más allá de las ayudas económicas que se ofrecen a nivel regional o local e incluso estatal.

Pero, ¿cuál es -a mi juicio- la ayuda que una administración debería de aplicar al futuro emprendedor?

  1. Ayuda en la elaboración de un plan de negocios. Muchos son los que lo hacen, muy pocos los que son capaces de hacerlo de una manera medianamente sólida pues pocos son capaces de analizar la potencialidad de las ventas y, lo que es más grave, la realidad de los gastos que supone arrancar un proyecto bien sea en modo autónomo o societario.
  1. Supervisión del plan de marketing y comercialización. Pues una gran idea, bien enfocada, con un plan de negocios ajustado y sin un plan de marketing, su correcto análisis y modo de ejecución, puede llevar al traste todo el planteamiento.
  1. Correcto dimensionamiento de salida. He visto muchos, pero muchos negocios irse al traste por no saber qué contratar y comprar, provocando cuellos de tesorería insalvables a posteriori.

En definitiva, la administración –ya que se dedica continuamente a promover el emprendimiento como solución a la tasa de desempleo- debería de ayudar a suplir las carencias formativas y de conocimiento para intentar evitar la tasa de fracaso. Está claro que, en contra, esto puede disuadir a muchos y provocar que finalmente no comiencen el camino y esto, políticamente no interesa…

burocracia

Lo que nadie mide es el drama que un fracaso en el emprendimiento para perfiles con recursos limitados y el efecto que esto tiene, al final, en colaboradores, proveedores y terceros que sufrirán en sus negocios y sus bolsillos en forma de impagos o retrasos que, muy probablemente, se convertirán en fallidos. Aunque todo esto no salga en las estadísticas de paro.

JRM

Publicado en Emprendedores, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Emprender, una actividad de riesgo

Quien comienza una aventura pensando en que el proyecto es infalible no es un emprendedor. El emprendedor sabe fielmente que toma un riesgo a la hora de arrancar su visión.

El fracaso es una parte fundamental del emprendimiento y del aprendizaje, Henry Ford la definía como la oportunidad para empezar otra vez con mayor inteligencia, la que se desprende del propio proyecto frustrado.

Al final emprender, al contrario de lo que pudiera parecer, y siempre según las encuestas y las cifras oficiales, no es una vía única de no retorno a la que se accede por necesidad, sino por visión o voluntad de convertir en realidad un sueño.

Por tanto cuando alguien tiene una visión o quiere convertir en realidad un sueño, sabe y conoce los riesgos a los que se enfrenta.

Emprender es una actitud, una forma de ver la vida y el trabajo. El emprendedor es un trabajador con ganas de ir mas allá y ese más allá, en muchas ocasiones, son territorios por explorar.

Además el éxito o el fracaso son relativos. Para una persona el éxito puede significar que su negocio o iniciativa se sustente, para un emprendedor será que su negocio se convierta en una referencia. Dependiendo de su proyecto la referencia puede ser local, sectorial o global, eso ya son otras palabras.

Si os vale de algo, que seguro que algo si, os dejo una frase que me encanta y define muy bien el ánimo del emprendedor: “Nothing worth having comes easy”.

Pic-76

JRM

Publicado en Emprendedores, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Reinventarse

Volvemos a retomar este blog que tenía ya más que abandonado por causas completamente ajenas a mi voluntad. Son ya meses los que han pasado desde la última publicación y, por fortuna, la ausencia se debe a una carga de trabajo importante.

El negocio del emprendimiento tiene estas cosas y, a pesar de que la línea que tenemos está muy claramente definida, si no quieres pasar por un excesivo e insano uso de productos bancarios, hay que reinventarse continuamente para poder avanzar.

No hace mucho me contaron el caso de una empresa que lo que hace, para poder crecer, es generar unos centros (en este caso hablamos del sector de la sanidad) que funcionan maravillosamente bien y con unos índices de rentabilidad interesantes, para venderlos a la mayor brevedad posible y seguir creciendo con los beneficios.

reinventarse.gif

Esto, en hostelería y hotelería es muy complicado, pues una vez pierdes ese activo, te quedas sin el valor que tiene el plantear una expansión en base a una realidad ejemplar en los términos comerciales que quieras utilizar en cada momento. Así que nosotros seguimos con nuestro Hotel Táctica, nuestros Restaurantes D’Aquí y nuestros centros Exclusive Fitness (estaos atentos que, en todas las líneas vienen novedades).

Donde nos reinventamos es en C&R Business, la consultoría. Este año hemos apuntalado nuestros servicios de Gestoría, hemos desarrollado una serie de alianzas estratégicas para ofrecer unos servicios de formación en Hostelería a nivel nacional, así como hemos puesto en marcha unos servicios de consultoría estratégica para el estudio de operaciones a hoteles independientes y cadenas pequeñas que desean estudiar su realidad y potencial expansión.

Así que, con todo esto, lo que queremos es impulsar y optimizar nuestros recursos activos. Al final de eso se trata continuamente, reinventarse, aprovechar el conocimiento al tiempo que ofrecer servicios distintos e innovadores de primer nivel.

En cualquier caso, continuamos peleando y luchando para seguir creciendo del modo que sabemos: continuado, autónomo y sólido.

En siguientes entregas os iré contando éxitos y fracasos de estos nuevos servicios.

JRM

Publicado en Emprendedores, Empresa, Uncategorized | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

PRIORITY PASS

Priority-PassVolar es algo que me fascina y, muy en contra de lo que le pasa a mucha gente, el momento del despegue es uno de los que más confort y relax me proveen. Supongo que se deberá a alguna extraña conjugación de cansancio y física, lo desconozco, pero la realidad es que acostumbro a quedarme en duermevela en una horquilla que va desde los 30 segundos hasta medio vuelo, todo ello en función del déficit de sueño que venga arrastrando.

Pero no hemos venido a hablar de mi sueño en esta ocasión y si de una extraña obsesión por el acceso prioritario a los espacios a cualquier precio, y cuando hablo de precio, no solamente hablo de dinero.

Hace apenas unos días volé a mi querida tierra, a Santiago, en una compañía de bajo coste que, si tenemos en cuenta el tiempo que te tienen como borregos, lo mal que te tratan antes y durante el vuelo y lo mal que manejan los aviones (despegues ganando altura como si no hubiera mañana y aterrizajes denominados “tirar el avión al suelo”) , quizás habría lugar a un “renaming” por el artículo 23. El caso es que este vuelo coincidía con otro similar en la puerta contigua, con “cienes y cienes” de gentes hacinadas esperando su momento para acceder al aeroplano. En cierto momento una azafata haciendo uso de sus prominentes pulmones lanzó al aire -en un castellano bien castizo- la orden de separar las filas (izquierda priority, derecha convencional).

En ese momento tuve una revelación y creí ver a Moisés separando las aguas pues, en cuestión de segundos, se separaron las aguas haciendo dos filas prácticamente simétricas quedando en claro entredicho que sea prioridad entrar en mitad de pasaje pero oye, si has decidido contratarlo y pagarlo, al menos llevas eso escrito en tu papelito y una cara de tonto de regalo.

Y es que al final vamos completamente contra natura: todos queremos acceder a parajes idílicos donde solamente una cantidad pequeña puede, todos queremos ir a locales de moda donde no cabemos todos, todos queremos ir, estar y disfrutar de lo restringido. Lo malo es que no pensamos que llega un momento en el que todas esas cosas no tienen sentido real si todos estamos allí en el mismo momento y a la misma hora. Tampoco reparamos en que, depende de dónde, no se trata solamente de un filtro sino de una protección para que, en el caso de espacios naturales por ejemplo, perduren y podamos ser muchos de pocos en pocos los que disfrutemos.

Lo queremos todo y ya pero, al final, si todos somos iguales y queremos lo mismo en el mismo momento, señores, nos vamos a atascar en la puerta y difícil será disfrutarlo así. Incluso dentro de los iguales hay diferencias, y no estamos hablando de clases económicas y socioculturales, estamos hablando de ser, estar y querer.

JRM

Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

ENVOLTORIO

No hace mucho en una conversación salió la máxima de “consumimos por la vista” y me pareció algo tan obvio como para reflexionar.

El producto que consumimCONSUMIR CON LA VISTAos, al final, no deja de ser la excusa por la que satisfacemos una necesidad y, como tal, se han llegado a “targetizar” verticalmente productos, servicios y hasta valores.

La llegada de las marcas blancas y la revelación de sus etiquetas, nos ha dado a entender que no necesariamente hay productos de clase A y clase B sino que cabe la duda razonable de pensar que es el mismo producto el que, con distintos envoltorios, tiene dos precios diferentes.

Me consta que, en determinados sectores agroalimentarios se ha vestido el producto original de un modo más humilde para poder darle salida y generar la liquidez necesaria para poder atender a las obligaciones contraídas. Así a bote pronto el mundo del jamón y del vino por poner dos ejemplos claro.

Hoy en día la realidad económica y el mercado buscan iglesia para casarse, y esto ofrece oportunidades que, aquellas empresas con visión de futuro, están sabiendo aprovechar. Por tanto puedes tener una marca de supermercados low-cost pero de high-class o coches luxury pagados en cómodos plazos. Incluso puedes tener un smartphone de nueva generación dentro de un sistema de renting. Tan curioso, hasta contradictorio, como real.

La falta de recursos, al final, obliga a que el consumidor atienda a aspectos externos al producto para no perder su ubicación social o aspiracional y ya se buscan “marcas raras” que ante el desconocimiento esconden las carencias que puedan tener y eliminan el componente comparativo, o valores de estética y presencia que proyecten la imagen que queremos dar aunque la calidad sea poco menos que del bazar de la esquina.

Por eso, si tienes un producto o servicio, ponlo bonito si puedes porque, por lo de pronto, tendrás más opciones de consumo que si lo tienes muy muy muy bueno pero con un envoltorio peor.

Me despido robando una reflexión de Luis Piedrahita hablando acerca de la belleza. En su texto proponía una elección entre dos casas, una bonita y una fea por fuera, exactamente iguales y situadas una frente a otra en la misma calle. Suponía que todo el mundo elegiría la bonita pues, al serlo, la audiencia querría poseerla. En el transcurso de su relato decía que, curiosamente, el propietario de la casa fea saldría a la ventana y podría disfrutar de la fachada de la casa bonita mientras que, a la inversa, el dueño de la casa bonita vería algo feo. ¿Es la belleza para poseerla o para disfrutarla?

Sean atraídos por la belleza del mismo modo que sean capaces de valorar, que detrás de lo bonito, ha de haber algo de calidad que merezca la pena.

JRM

Publicado en Marketing | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

VÉRTIGO

VÉRTIGONadie duda a estas alturas de la película que los emprendedores de este país somos unos valientes. El conjunto de generadores de autoempleo (no podemos negar que el origen de los autónomos es el conseguir el empleo que otras empresas no son capaces de generar o el de intentar convertir en realidad ese sueño profesional que todos tenemos) es un fiel reflejo de la sociedad en la que vivimos y tiene un nivel de preparación fuera de toda duda (al igual que la tienen la mayoría de los parados de este país).

Quizá sea este nivel de preparación el que motive que, ante la situación de déficit de consumo en la que nos hayamos, o ante el fuego cruzado en el que unos dicen que vamos mejor (que no bien) y otros que vamos un poquito menos mal pero todavía estamos hundidos, no todos salgamos huyendo y nos afanemos aún así en convertir nuestra idea en un motor de evolución y consumo.

Es denominador común en los nuevos modelos de emprendimiento el cambio absoluto de esquema estratégico de los mismos, evitando la consolidación de costes y usando herramientas de estrategias colaborativas y de unión que permiten sumar esfuerzos, aprovechar sinergias y especialidades. Todo ello finaliza con una mejora en la eficiencia de las operativa y mayor competitividad en los resultados.

Por ello, en cada uno de los proyectos que se inician, es fundamental el realizar una correcta selección de partners y colaboradores como si de un equipo de selección de RRHH se tratase. El hecho de que todo el proceso productivo no se encuentre siempre “in house”, provoca también una serie de riesgos añadidos. Ya se sabe, no iban a ser todo ventajas y mucho menos para los autónomos.

Esto, unido a la incertidumbre que envuelve al emprendimiento desde los primeros pasos, genera una serie de sensaciones tremendas. En mi caso no me gusta hablar de miedo, pues si no te han amedrentado todas las condiciones de las que hablamos desde la primera línea, no va a ser en el momento de arrancar un proyecto cuando esto suceda. He de reconocer que he tardado tiempo en identificar que realmente no es miedo, si no vértigo, lo que te envuelve y agarrota. Vértigo porque cada proyecto que se da es un paso hacia la consolidación del sueño convertido en realidad (nada más pretencioso que depender de tu trabajo y decidir tu camino) y también porque es un trabajo en equipo que engloba a los profesionales que le rodean y que no solamente hace crecer a tu proyecto, sino a los profesionales y partners que lo componen.

En cualquier caso el vértigo nace del conocimiento de la realidad, de la responsabilidad y de la identificación de los riesgos a los que nos enfrentamos en cada momento. Así que, señores, tengan vértigo y sepan utilizarlo en su beneficio.

JRM

Publicado en Emprendedores | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

EXTREMADURA

Nunca nadie podrá decir que no llevo una bandera blanquiazul en el corazón y en la cabeza, como tampoco puedo negar que no la llevo en el habla, pues el acento hace años que se perdió y se reduce a momentos de intimidad. Tampoco puedo negar que llevo casi más años fuera de mi tierra que años viviendo y disfrutando de mi Galicia, pero no es de la “terriña” de lo que habla este post. Sin embargo si habla de una tierra que ha sido la segunda “casa” de mi historia y que, desde hoy y de forma tan casual como representativa, se vuelve a cruzar en mi camino, o hacer el camino conmigo según se mire.

puente_romanoY es que Extremadura fue el lugar donde aprendí de facto a gestionar, tanto un Hotel como la presión que ésta circunstancia ejerce sobre un joven intrépido (y bien formado). Ahí también aprendí a gestionar dos hoteles en simultáneo y a conformar un Área de gestión de un Departamento Corporativo que, muy profesionalmente y causándome mucha honra, dirige a día de hoy una persona a la que vi nacer y crecer profesionalmente. En resumen, esta tierra me dio la posibilidad de crecer y desarrollar lo que, hasta esa fecha, se me negó profesionalmente por unas y otras circunstancias de la vida.

Pero si he de ser honesto, Alcántara, ocupa un lugar preferencial en toda esta historia: por ser la primera población que visité, por ser el primer hotel que dirigí y, lo más importante, porque es un pueblo al cual vuelvo y siempre me reciben con los brazos abiertos. Gracias que, aunque no proceden en el medio de un post, son mucho más que merecidas.

Pues, Alcántara, después de 8 años, se ha vuelto a cruzar en mi camino. Desde hoy, en la calle Alcántara 63 –de Madrid- hemos comenzado a gestionar nuestro segundo restaurante. Con él nace una nueva línea de negocio, una nueva marca, una red de restaurantes que, seguramente y gracias a todo el equipo de profesionales que forman C&R Business, continuará con éxito durante los próximos años.

No soy una persona supersticiosa pero sí que se rige mucho por feeling y sensaciones, mezclado con historia. Y yo con Alcántara tengo una historia preciosa (para mí, obviamente) y las sensaciones que me transmite cada vez que vuelvo son inmejorables así que estoy plenamente convencido de que aquí comienza una nueva historia con final feliz, ésta vez en mi Alcántara de Madrid.

Muchas gracias Extremadura, muchas gracias Alcántara y mucho ánimo y apoyo a la Sierra de Gata en estos duros momentos.

JRM

Publicado en Empresa, Restaurantes | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

BIENVENIDOS AL FUTURO

Ya estamos en el futuro, de hecho llevan tiempo diciéndonos que estamos ya en la primera fase del futuro.

Si el futuro es una carnicería, me lo tendré que creer, tanto porque pican la carne del que se despista en un “pispás” como porque nos hemos encarnizado peleando por un trocito de pastel de una manera que no es ni medio normal. Y hasta aquí estamos de acuerdo, en el resto, veo que estamos intentando llegar al marco de la puerta del futuro dado que, aún arrastramos mucho lastre del pasado.Bienvenidos-al-futuro

Considero que en todos los sectores hay empresas –formadas por personas y lideradas por visionarios o, simplemente, locos del futuro- que marcan la dirección del cambio y quienes, sin lugar a dudas, están tirando del lastre que suponen aquellas empresas ancladas en viejos paradigmas ya obsoletos.

Se me viene a la mente el sector bancario, arcaico donde los haya que, si no fuera por empresas como ING, seguirían obligándote a ir a la ventanilla para hacer ingresos y extractos de dinero. No digo que estén bien ni que sean un modelo a seguir pues, puede ser que muchas de estas empresas, pasen a ser el lastre del que hablamos en un futuro no muy lejano. Es una opción como otra cualquiera y es que, hasta cierto punto, es una injusticia tratar de lastre cuando, al fin y al cabo, esto es una carrera de relevos donde muy poquitos son capaces de regenerarse y mantenerse en la cresta de la ola mientras muchos son los que pierden comba y se quedan a remolque.

Y es la razón -y la vista- las que me hacen analizar que no estamos, ni de lejos, a velocidad de crucero. Convencido estoy de que, una vez exista una regeneración en todos los sectores, ya sea en forma de actualización o bien de desaparición de las empresas tradicionales, si habremos llegado al futuro. Porque otra cosa que tengo clara es que no estamos entrando en una nueva etapa sino que la ruptura con la anterior es tan sumamente grande, que nos obliga a hablar de pasado y futuro.

A riesgo de servir de jarrón de agua fría sobre esta euforia intencionada, dirigida y, por encima de todo, irreal acerca de un salto generacional dentro del mundo empresarial, voy a poner algunos ejemplos que sustentan mi teoría.

1. Seguimos planteando los negocios desde el plan de empresa y creando, desde ellos, la estrategia competitiva a seguir. Señores, la conceptualización del negocio ha variado y la creación de un modelo conceptual es fundamental para el correcto desarrollo de la misma. Hoy los números son importantes pero débiles, pues estamos en una situación económico-competitiva tan volátil que los números se los lleva el viento y, a veces, una simple brisa. Por encima de ellos se encuentra la creación de un modelo y concepto de negocio diferenciado, contenido y flexible que nos permita adaptarnos a las nuevas realidades sin tener que tumbar y reconstruirnos.

2. Los negocios siguen siendo reactivos. En reducidos casos se da la situación en la que son capaces de adelantarse al cambio. El espíritu conservador a miedo de “subirse al carro” de una tendencia pasajera y no saber bajarse a tiempo, lleva al inmovilismo hasta la consolidación.

3. Los negocios se siguen basando en los antiguos paradigmas. Son escasos los nuevos modelos de negocio emergentes que, sin duda, renovarán el panorama y serán la norma en ese futuro del que hablamos. Por el momento, todavía nacen en volumen parejo ambos modelos y esto, sumado a los antiguos ya existentes, dan un camino largo por recorrer.

4. Se renombran puestos o perfiles más viejos que andar con los pies: Al motivado con iniciativas ahora se le llama Knowmad, al que quería crecer y desarrollaba sus primeras tareas de responsabilidad, ahora se le llama Project Manager. Ah bueno, el coaching que parece tan moderno ahora, tiene sus comienzos profesionales en los años 40.

5. Seguimos con premisas de cuando yo estudiaba. En aquella época se ponía en duda aquello de “El cliente siempre tiene la razón” y ahora solamente veo muros atestados diciendo que “El cliente es tu único jefe, es el único que nos puede despedir a todos, con su simple decisión de no volver más y comprar en otro sitio”. Realmente me da pánico ir al futuro con ideas de las cavernas no lo veo para nada interesante. Desde mi punto de vista, un cliente que decide comprar en otro establecimiento puede hacerlo motivado por diferentes razones en ningún caso achacables al cliente. Cuando el cliente decide castigarte comprando a otro, algo has hecho mal sin duda pero, en caso de que se vaya a la competencia, tendrás que analizar si es tu cliente, si lo has sabido analizar y captar sus necesidades y, de ser así, si te has dirigido a un target de cliente que aboga por la infidelidad en lugar de la fidelidad. En cualquier caso, el cliente está ahí fuera, rondando y viendo donde invertir sus recursos, el dueño eres tú y tu negocio y, como tal, demuestras tu habilidad o torpeza para atraer a tus clientes.

En cualquier caso voy a intentar cerrar este post tan serio y analítico con un toque de humor cortesía de Arthur Clarke autor de, entre muchas otras, 2001 Odisea en el Espacio:
“El futuro no es ya lo que solía ser”.

JRM

Publicado en Empresa, Organización | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

RESPONSABILIDAD DIFERIDA

1La verdad es que España es un país genial, creo que en pocas ocasiones nos encontramos con gente que pueda decir lo contrario. A pesar de todos los pesares, hay buena calidad de vida. No hace mucho un venezolano me decía que chocaba mucho por allá oír que España está en crisis mientras los españoles seguimos poblando las terrazas –en apenas un mesecito lo veremos- o yendo a la playa en agosto en manada. Quizás ahora nos tomemos una caña solamente en la terraza o llevemos los coches a la playa con más bolsas de Caprabo que maletas, pero no dejamos de ir, y eso queridos amigos, sigue siendo un lujo obsceno a los ojos de quienes nos oyen hablar de crisis.

Eso sí lo tenemos, somos un pelín hipócritas, endogámicos o, simplemente, personas que no quieren perder ni un ápice de lo que tenían pero, al mismo tiempo, no están dispuestas a esforzarse demasiado por ello. Y es que, señores, de este bache sólo salimos nosotros por mucho que queramos esperar a que otros lo hagan en nuestro lugar.

Y es que somos un país que nos descojonamos del inglés de Ana Botella mientras chapurreamos (los estudios lo dicen) muy, pero que muy, malamente el inglés, o nos quejamos del despido diferido este de Bárcenas mientras soñamos con que alguien algún día lo haga con nosotros. Eso de cobrar sin currar, nos encanta.

Y esto también lo podemos aplicar a las grandes compañías de nuestro país en otro ámbito que me remueve la conciencia, y no es otro que la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas que, al menos en nuestro país, es más diferida que otra cosa. Esta, para quien no lo sepa, no deja de ser una serie de acciones que las empresas realizan de modo voluntario para mejorar la sociedad, la economía y el medioambiente de su entorno. Si tiramos un poco del hilo, encontramos a continuación, y muy ligado a este término palabras como: valor añadido, diferenciación, competitividad. Malo, ya empezamos a mezclar churras con merinas, para terminar enganchando el “triple resultado o triple cuenta de resultados” que hace referencia a aspectos económicos, ambientales y de cuenta de resultados en las empresas. Aquellas empresas o negocios que aplican con rigor estos 3 aspectos se llaman negocios sustentables.

Si coges el párrafo anterior mandamos a “freír espárragos” todo aspecto social, medioambiental y económico referido al entorno para tornarlo un valor añadido y competitivo de las empresas que mejoran la economía, sí, la de ellas mismas. Y si dejara mi hipocresía a un lado pensaría que es una auténtica utilización de estos aspectos con meros fines comerciales pero, como no la dejo y, además le añado un puntito de conformismo te voy a decir que menos es nada.

Pero donde ya realmente me supera es cuando, además de ponerla en marcha con fines puramente lucrativos, cargamos sobre el tercero la responsabilidad de que estas acciones se lleven a cabo. Lo que vengo a llamar “Responsabilidad diferida”. ¿Que hay que mejorar el medioambiente? Hago una cuestación para plantar árboles. ¿Que hay que ser solidario? Pongo unas urnas donde la gente meta dinero para dar a la causa que yo quiero. ¿Que hay que mejorar la economía? Te recomiendo que utilices productos y servicios de proximidad para que tu entorno mejore. Y, ¡hala!, Todos contentos.

Lo único que no es diferido es que me doy bombo y platillo en todo esto para mejorar mi cuenta de resultados a base de una RSC que no es sino una herramienta de venta más y de mejora de mi posicionamiento. Si fuera un hipócrita diría que al menos conciencian a la sociedad pero, si dejo de serlo, pienso que no hacen más de lo que hace el cura de mi pueblo cada domingo en su sermón, decir lo que debemos de hacer sin que nadie le juzgue o analice a él.

Y obsceno es escuchar a empresas, cadenas hoteleras, grandes multinacionales, etc., hablar de sus grandes planes de expansión, de sus beneficios astronómicos, de sus aportaciones a la sociedad cuando, ni de lejos, son capaces de sacar un mísero euro de sus partidas presupuestarias para hacer lo que realmente pregonan.

Concienciar bien, hacer, mejor.

JRM

Publicado en Empresa, Hoteles, Organización | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario