PUZZLE

coachingDentro de toda organización, existen diversos tipos de trabajadores pero no creo equivocarme si asevero que un denominador común en todas ellas es aquél que tiene el firme convencimiento de que su jefe le mide por la cantidad de horas que invierte en gastar el mobiliario de la oficina.

Antaño esto funcionaba así; más horas, más productividad y más reconocimiento dentro de la empresa.

Por suerte yo crecí profesionalmente en una época en la que estos mitos se difuminaban como la estela de los aviones a su paso.

En los tiempos a los que me refiero, la organización empresarial aún no entendía de términos como Desarrollo de Personas, Orientación a objetivos empresariales y personales (ya comentado en uno de los primeros post), CPT´s, Orientación a resultados……

Por supuesto que tampoco existían estudios de rendimientos ni fórmulas que permitieran discernir aquellos trabajadores cuya capacidad de producción era elevada, de aquellos cuyo ratio era sensiblemente inferior.

Desgraciadamente estas herramientas no fueron utilizadas en un inicio de una manera efectiva. De nada vale el catalogar las competencias de cada puesto y analizar a los trabajadores si, a continuación, no desarrollamos un Plan de evolución y explotación de las cualidades de cada uno de ellos y nos limitamos a segmentarlos sin más, compararlos de modo “despectivo” y demás.

Se tardó mucho tiempo en darse cuenta que estas herramientas no habían sido concebidas como armas de análisis frío sino que podrían ser complementadas de buen grado con una inversión en formación y mejora profesional de los equipos de tal modo que obtendríamos 2 objetivos muy importantes:

  1. Mejorar la competitividad de las plantillas.
  2. Eliminar de un plumazo el miedo que provoca en las organizaciones que alguien destaque, al facilitar las herramientas al resto del equipo para que se pongan a la altura de ese profesional-referencia. De este modo conseguimos:

a. Mejorar el ambiente laboral.

b. Mejorar la reputación y fidelidad del cliente interno.

c. Fomentar la competencia y el ansia de mejorar continuamente como un reto.

En este tercer estadio es en el que las organizaciones se encuentran a día de hoy y, a pesar de la crisis, los estudios apuntan a que sigue siendo muy rentable el invertir, siempre que el perfil lo permita, en formar y adecuar las habilidades de nuestros trabajadores a la demanda y necesidades de la empresa, que cambiar continuamente de piezas en el puzzle.

JRM

Anuncios

Acerca de Jesús Rodríguez Maseda

Profesional de la Hosteleria con experiencia desde el 2003. Formado en el CSHG, centro reconocido internacionalmente en la formación de Directivos en el Sector Hoteles. Después de un amplio desarrollo profesional dependiente de la Dirección Regional Centro-Este de Paradores de Turismo pasó a formar parte del Staff Directivo de Hospederías de Extremadura, codirigiendo dos hoteles en una primera etapa y creando el Departamento de F&B, así como realizando apoyo directo al DG en la segunda. En la actualidad es Director del Departamento de Consultoría y Desarrollo de Proyectos de C&R Asesores Asociados, empresa de la que es Fundador. Especialidades: Outsourcing Directivo, Marketing y Ventas, Auditorías, Formación en Directivos y Personal base en Hostelería. Aperturas, Reaperturas, Creación de Equipos o Creación de Producto.
Esta entrada fue publicada en Coaching, Recursos Humanos y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s