ENTRE VISTAS. Fernando Giménez Alvear (Bodegas Alvear)

fgaAllá por 1729, hace casi 3 siglos, Diego de Alvear y Escalera, hijo de Juan Navarro -trasladado a Córdoba para ejercer sus funciones como algo dignatario de Hacienda- funda en Montilla la Bodega Alvear.

Hoy, en 2013, no se puede entender la historia y mucho menos la historia del vino, sin contar con la aportación que las ya 8 generaciones que han gestionado y a mantenido el rumbo de la Bodega.

Evidentemente, además de con una introducción, debo de comenzar esta entrevista agradeciendo enormemente a Fernando Giménez Alvear su tiempo y amabilidad y, además, dándole la enhorabuena por la apuesta que, allá por el año 1999, realizó en Extremadura con un proyecto -a mi juicio y después de haberlos catado y seguido con interés- tan ambicioso como acertado y que tan buenos frutos ha ofrecido (http://alvear.es/index.php/es/vinos-alvear).

Fuera de todo lo que se puede esperar, además de ser una entrevista del mundo del vino, mi intención es darle un enfoque distinto. Creo que, tanto yo como nuestros lectores nos hacemos preguntas mucho más allá del tipo de uva, del proceso de vinificación y además, eso sí, sin salirnos de la Bodega.Logo Alvear horizontal

1. Como primera piedra de toque me surge una duda; todos en nuestros trabajos  tenemos nuestras responsabilidades pero, en tu caso, ¿Cuánto pesan 275 años de historia, 8 generaciones y la “obligación” de mantener, mejorar y potenciar algo tan importante como Bodegas Alvear sin perder de vista los orígenes?

Yo voy a hablar de lo que yo siento, aunque me imagino que los antecesores de mi familia que tuvieron la responsabilidad de dirigir la bodega sintieron algo parecido a lo mío…

Lo primero es que lo sientes como una gran responsabilidad que debes afrontar sólo; el resto de los propietarios de la familia siempre lo entenderá en términos de Cuenta de Resultados, nunca vivirá la pervivencia del negocio como un fin en si mismo.

Sabes perfectamente que te debes a esa responsabilidad, pero que probablemente no la pasarás a tus hijos, serán otros parientes quienes te sustituyan en el cargo, y tu labor quedará en la historia de la bodega como queda la de los presidentes de las entidades o fundaciones: una foto en un álbum o en un pasillo.

Como contrapartida a la soledad del cargo, está la gran libertad para elegir y decidir. He ido construyendo la Alvear que he pensado más adecuada, asesorado por la gente de dentro, pero sin grandes cortapisas de la familia.

2. ¿Qué es Bodegas Alvear como concepto y dónde está el “truco” que permite que, en un mundo tan cambiante, con tantas idas y venidas, algo con tantísima solera se mantenga y mejore -parece- ajeno a todo este frenesí?

El “truco” de Alvear, es ser fruto de la tierra, de la tradición de los oficios vitivinícolas y la estabilidad de soleras centenarias. Esto nos permite una inercia en los productos que ofrecemos que nos obliga a adaptarnos a las tendencias medias del mercado, evitando los picos y valles, para lo bueno y para lo malo.

Adicionalmente, otra ventaja de Alvear es ser empresa familiar, y como todas ellas contar con la generosidad de la familia para no exigir nada cuando la empresa no puede, lo que da un margen de tranquilidad en la gestión.

3. Podemos tener la imagen de que el Director de una Bodega sea pasa el día probando vinos y si bien, una vez conocido algo este mundillo sabemos que no es ese su cometido, ¿cómo es un día en tu gestión, cuáles son tus obligaciones?

Efectivamente, el día a día es menos romántico, incluso hoy día, como en todos los negocios, la mayor parte del tiempo se dedica a los temas financieros.

De mí dependen un director de exportación, de ventas nacionales, de grandes clientes, técnico y financiero, así que mi día a día consiste en despachar con todos ellos, periódicamente. Yo me reservo los temas estratégicos (de marca, corporativos, institucionales) y las cuestiones de imagen de la empresa.

4. Ya como gestor y saliéndonos un poco de la Bodega. ¿Qué crees que le falta al mundo empresarial de hoy en día o por el contrario, en qué nos deberíamos basar para sentar o asentar las bases de nuestra empresa?

Yo comparto la teoría general de que la clave del éxito de una empresa se basa exclusivamente en dos parámetros:

– Que aporte algo singular al sector en el que opere. Por ejemplo, se pioneros, ser los mejores en calidad o servicio, especialistas en el coste de la cadena, etc. Sin singularidad, no hay nada que hacer y el fracaso es cuestión de tiempo.

– Que las personas que la componen se sientan un gran equipo.

Estas son, por tanto, las cualidades teóricas que debemos tener los empresarios, aunque también pienso que en día a día, hace falta algo adicional que normalmente escasea: la capacidad de alejarse un poco del foco del problema y reflexionar con perspectiva. Todos presumimos de capacidad de tomar decisiones y de agilidad, y pocos lo hacen de ser profundos en la gestión.

5. Ahora mismo nadie parece tener una certeza de lo que pasará en tan sólo 6 meses, con cambios de previsiones en apenas semanas, pero: ¿cómo se plantea un gestor esta realidad a la hora de planificar un cuaderno de ruta para su empresa?

Para mí es muy importante transmitir credibilidad y transparencia a los clientes, proveedores y financiadores. Se trata de garantizarnos su confianza, que tengan claro que sea cual sea el futuro nosotros podremos atenderles.

Creo también que es momento para concentrarse en los productos y clientes que representan el corazón del negocio, y que se deben abandonar las actividades marginales. Las actividades “tronco” son siempre más estables.

Además, se debe estar atento a los huecos que van dejando los competidores que abandonan. Es época de oportunidades.

6. Volviendo ya al mundo del vino:. ¿Cuál ha sido la revolución más importante que has podido vivir? ya bien porque haya significado un cambio radical en el mundo vitivinícola o porque haya supuesto para ti un cambio de mentalidad.

En España todavía estamos inmersos en un cambio de hábitos de consumo radical: el consumidor tradicional, el bebedor cotidiano de “chatos” en el bar, que significaba hace pocos años casi el 50% del consumo, hoy sólo representa el 6%, y ahora el más representativo es el consumidor “trendy” que entiende el vino como elemento de distinción para conformar su estilo de vida.

En poco más de 20 años el consumo per cápita ha disminuido a la mitad, pero tenemos 18 millones de españoles que consumen habitualmente vino; las mujeres se han incorporado plenamente a este consumo.

El producto consumido en esos años era, fundamentalmente, granel local o Jerez o Rioja, no existía vino de calidad envasado prácticamente de ninguna otra procedencia (tímidamente empezaba Ribera de Duero) y las exportaciones de tintos eran muy limitadas. Fuera de España el vino que se bebía era francés, y tampoco existía el vino del nuevo mundo.

También ha cambiado la forma de consumirlo; del aperitivo en la barra del bar, pasó a la mesa, y ahora, también a la sobremesa sustituyendo a combinados, y el lugar de consumo, antes fuera de casa y hoy mayoritariamente en los hogares.

Efectivamente todo esto ha sucedido en muchos años, pero le hemos dado la vuelta al consumo.

7. Por último y no sin antes agradecerte de nuevo tu amabilidad, ¿Con qué nos va a sorprender Alvear, qué destacamos en este año?

Las principales novedades de Alvear este año son extremeñas. Además de la gama clásica de crianza y reserva de Palacio Quemado, este año hemos apostado por los vinos de parcela, elaborando, envejeciendo, y embotellando separadamente vinos de distintas partes de la finca. La variedad, la orientación, y las diferencias de composición del suelo, hacen únicos a nuestros vinos “Los Acilates 2010” y “La Zarcita 2010”, cada uno adoptando el nombre de la parcela de donde procede.

Otra novedad será el Vinagre de PX Denominación de Origen Montilla-Moriles, que aunque ya existía en sí, estrena calificación legal, y será el primero que se comercialice en la zona.

Yo también por último, quisiera aprovechar para agradecer la oportunidad de exponer mis puntos de vista, que espero hayan sido de interés.

JRM

Anuncios

Acerca de Jesús Rodríguez Maseda

Profesional de la Hosteleria con experiencia desde el 2003. Formado en el CSHG, centro reconocido internacionalmente en la formación de Directivos en el Sector Hoteles. Después de un amplio desarrollo profesional dependiente de la Dirección Regional Centro-Este de Paradores de Turismo pasó a formar parte del Staff Directivo de Hospederías de Extremadura, codirigiendo dos hoteles en una primera etapa y creando el Departamento de F&B, así como realizando apoyo directo al DG en la segunda. En la actualidad es Director del Departamento de Consultoría y Desarrollo de Proyectos de C&R Asesores Asociados, empresa de la que es Fundador. Especialidades: Outsourcing Directivo, Marketing y Ventas, Auditorías, Formación en Directivos y Personal base en Hostelería. Aperturas, Reaperturas, Creación de Equipos o Creación de Producto.
Esta entrada fue publicada en Entre Vistas y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s