DECISIÓN

PLANIFICARUna vez terminada la acción, no todos pero si muchos, somos capaces de mejorar y corregir lo ya hecho. Cualquiera es capaz de llegar a analizar lo sucedido desde el prisma que más le interese y emitir un veredicto al respecto.

Este veredicto nos puede llevar a muchas conclusiones y, a mi juicio, normalmente a la de evaluar como mala decisión aquella que no obtiene un resultado positivo para el análisis que estemos realizando. He aquí donde se desarrolla un dilema de difícil solución pero en cuya estación merece la pena pararse por uno o varios instantes.

Cuando analizo cualquiera que sea la situación, lo primero que intento desmigar es el recurso humano; intentar analizar cualquiera que sea la situación sin reparar en el perfil del profesional que la ha capitaneado (esto no quiere decir que se estudie el global de la acción, también nos podemos parar en procesos que componen esa acción), nos dará una visión sesgada y nos puede llevar a error rápidamente. De este primer análisis obtendremos los parámetros máximos que podemos esperar y la idoneidad de este sujeto para liderar el proceso que estemos analizando, es decir, el grado de riesgo que tenemos con él al frente.

Una vez estudiado el grado de compatibilidad entre el profesional y la acción, pasamos a estudiar las herramientas de que dispone para llevarla a buen término. Del perfil del profesional dependerán las herramientas idóneas que poner a su disposición. Entre ellas también se encuentra el tiempo de ejecución.

Obviamente existen factores externos que no podremos controlar ni analizar: cambios en el proceso por parte de terceros, casuísticas concretas del profesional en el tiempo de desarrollo, deficiencias en las herramientas (equipos y personas) en el transcurso de la acción…

Y todo esto viene dado porque me gusta analizar en positivo. Dentro del mundo profesional no creo en las Malas decisiones (entendidas como tomar la peor de las posibles) sino en decisiones más o menos idóneas provocadas por una buena-mala-regular planificación de: personas, equipos, proyectos y medios.

Mi consejo es que, en la medida de lo posible, apliquen la regla del 80-20: dedicar el 80% del tiempo a planificar la acción a llevar a cabo. Esto no les garantizará el éxito porque seguirán sin poder adelantarse a los imprevistos pero sí les valdrá para poder minimizar los riesgos que dependen de ustedes.

JRM

Anuncios

Acerca de Jesús Rodríguez Maseda

Profesional de la Hosteleria con experiencia desde el 2003. Formado en el CSHG, centro reconocido internacionalmente en la formación de Directivos en el Sector Hoteles. Después de un amplio desarrollo profesional dependiente de la Dirección Regional Centro-Este de Paradores de Turismo pasó a formar parte del Staff Directivo de Hospederías de Extremadura, codirigiendo dos hoteles en una primera etapa y creando el Departamento de F&B, así como realizando apoyo directo al DG en la segunda. En la actualidad es Director del Departamento de Consultoría y Desarrollo de Proyectos de C&R Asesores Asociados, empresa de la que es Fundador. Especialidades: Outsourcing Directivo, Marketing y Ventas, Auditorías, Formación en Directivos y Personal base en Hostelería. Aperturas, Reaperturas, Creación de Equipos o Creación de Producto.
Esta entrada fue publicada en Empresa, Organización y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s