RESPONSABILIDAD DIFERIDA

1La verdad es que España es un país genial, creo que en pocas ocasiones nos encontramos con gente que pueda decir lo contrario. A pesar de todos los pesares, hay buena calidad de vida. No hace mucho un venezolano me decía que chocaba mucho por allá oír que España está en crisis mientras los españoles seguimos poblando las terrazas –en apenas un mesecito lo veremos- o yendo a la playa en agosto en manada. Quizás ahora nos tomemos una caña solamente en la terraza o llevemos los coches a la playa con más bolsas de Caprabo que maletas, pero no dejamos de ir, y eso queridos amigos, sigue siendo un lujo obsceno a los ojos de quienes nos oyen hablar de crisis.

Eso sí lo tenemos, somos un pelín hipócritas, endogámicos o, simplemente, personas que no quieren perder ni un ápice de lo que tenían pero, al mismo tiempo, no están dispuestas a esforzarse demasiado por ello. Y es que, señores, de este bache sólo salimos nosotros por mucho que queramos esperar a que otros lo hagan en nuestro lugar.

Y es que somos un país que nos descojonamos del inglés de Ana Botella mientras chapurreamos (los estudios lo dicen) muy, pero que muy, malamente el inglés, o nos quejamos del despido diferido este de Bárcenas mientras soñamos con que alguien algún día lo haga con nosotros. Eso de cobrar sin currar, nos encanta.

Y esto también lo podemos aplicar a las grandes compañías de nuestro país en otro ámbito que me remueve la conciencia, y no es otro que la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas que, al menos en nuestro país, es más diferida que otra cosa. Esta, para quien no lo sepa, no deja de ser una serie de acciones que las empresas realizan de modo voluntario para mejorar la sociedad, la economía y el medioambiente de su entorno. Si tiramos un poco del hilo, encontramos a continuación, y muy ligado a este término palabras como: valor añadido, diferenciación, competitividad. Malo, ya empezamos a mezclar churras con merinas, para terminar enganchando el “triple resultado o triple cuenta de resultados” que hace referencia a aspectos económicos, ambientales y de cuenta de resultados en las empresas. Aquellas empresas o negocios que aplican con rigor estos 3 aspectos se llaman negocios sustentables.

Si coges el párrafo anterior mandamos a “freír espárragos” todo aspecto social, medioambiental y económico referido al entorno para tornarlo un valor añadido y competitivo de las empresas que mejoran la economía, sí, la de ellas mismas. Y si dejara mi hipocresía a un lado pensaría que es una auténtica utilización de estos aspectos con meros fines comerciales pero, como no la dejo y, además le añado un puntito de conformismo te voy a decir que menos es nada.

Pero donde ya realmente me supera es cuando, además de ponerla en marcha con fines puramente lucrativos, cargamos sobre el tercero la responsabilidad de que estas acciones se lleven a cabo. Lo que vengo a llamar “Responsabilidad diferida”. ¿Que hay que mejorar el medioambiente? Hago una cuestación para plantar árboles. ¿Que hay que ser solidario? Pongo unas urnas donde la gente meta dinero para dar a la causa que yo quiero. ¿Que hay que mejorar la economía? Te recomiendo que utilices productos y servicios de proximidad para que tu entorno mejore. Y, ¡hala!, Todos contentos.

Lo único que no es diferido es que me doy bombo y platillo en todo esto para mejorar mi cuenta de resultados a base de una RSC que no es sino una herramienta de venta más y de mejora de mi posicionamiento. Si fuera un hipócrita diría que al menos conciencian a la sociedad pero, si dejo de serlo, pienso que no hacen más de lo que hace el cura de mi pueblo cada domingo en su sermón, decir lo que debemos de hacer sin que nadie le juzgue o analice a él.

Y obsceno es escuchar a empresas, cadenas hoteleras, grandes multinacionales, etc., hablar de sus grandes planes de expansión, de sus beneficios astronómicos, de sus aportaciones a la sociedad cuando, ni de lejos, son capaces de sacar un mísero euro de sus partidas presupuestarias para hacer lo que realmente pregonan.

Concienciar bien, hacer, mejor.

JRM

Anuncios

Acerca de Jesús Rodríguez Maseda

Profesional de la Hosteleria con experiencia desde el 2003. Formado en el CSHG, centro reconocido internacionalmente en la formación de Directivos en el Sector Hoteles. Después de un amplio desarrollo profesional dependiente de la Dirección Regional Centro-Este de Paradores de Turismo pasó a formar parte del Staff Directivo de Hospederías de Extremadura, codirigiendo dos hoteles en una primera etapa y creando el Departamento de F&B, así como realizando apoyo directo al DG en la segunda. En la actualidad es Director del Departamento de Consultoría y Desarrollo de Proyectos de C&R Asesores Asociados, empresa de la que es Fundador. Especialidades: Outsourcing Directivo, Marketing y Ventas, Auditorías, Formación en Directivos y Personal base en Hostelería. Aperturas, Reaperturas, Creación de Equipos o Creación de Producto.
Esta entrada fue publicada en Empresa, Hoteles, Organización y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s